La Cesantía

Con éste peculiar nombre se conoce en Chile al paro, así que si alguien te dice que es cesante, quiere decir que está sin trabajo o sin pega. Hasta ahora no había escrito nada sobre éste tema, pero como en Enero me dieron un regalito de navidad en forma de carta de despido, he decidido contar mi experiencia porque para ésto también hay que hacer un máster.

Hablando en plata, quedarse cesante en Chile es una putada (con perdón), ya que aquí no hay ayudas estatales mientras estás parado. Aquí dependes de tus ahorros, del finiquito y como no; de lo que hayas cotizado en tu seguro de cesantía o AFC (Administradora de fondos de cesantía).

Me he quedado cesante. ¿Qué hago ahora?  Lo primero de todo, firmar el finiquito y cobrarlo. A diferencia de España, aquí el empleador tiene hasta diez dias hábiles para entregártelo desde tu fecha de despido (si tardan más la inspección los multa y hasta el despido puede ser no válido). El finiquito tiene que ser entregado y firmado ante notario y además deberían de entregarte tu historial de cotizaciones al dia.  Con tu finiquito en la mano, tienes que dirigirte a la oficina de la AFC que más te acomode para así entregarlo y poder cobrar tu seguro. En función de tu sueldo, tu empleador va aportando un % a tu fondo, y cuando lo vas a cobrar; la AFC te lo fracciona en mensualidades. La cantidad que te entregan es inferior al sueldo que tenias, por lo que esto es una ayuda para que puedas sobrevivir. Si mientras estás cobrando, encuentras trabajo nuevamente; dejas de percibir el dinero y lo que no hayas alcanzado a cobrar queda acumulado para la próxima vez que estés cesante.

Éste seguro, también se puede cobrar si renuncias al trabajo. En éste caso deberás de presentar tu carta de renuncia firmada ante notario (cómo no, menudo chollo tienen aqui montao). Ojo si tu contrato es indefinido, debes de cotizar por lo menos un año para poder cobrar el seguro, y si el contrato es de plazo fijo te exigen seis meses.

Ahora, ya con el dinero del finiquito y lo que te vayan a pagar del seguro; echa tu cuentas y apáñatelas como buenamente puedas. Como ya estás fuera del sistema, a la AFP ya no cotizas pero la ISAPRE la tienes que pagar y ahora te van a sangrar porque la parte que pagaba tu empleador la tienes que pagar de tu bolsillo así que mi consejo es que vayas a hablar con ellos y pactes un nuevo plan.

En mi caso me agobié bastante estos 5 meses que estuve sin trabajo, porque mi mujer igualmente se quedó en paro; y con don niños en casa hay demasiados gastos. Pero por otro lado nos sirvió para poner en marcha nuestra pequeña empresita de distribución de productos del sur a tu casa “El sur en tu casa”.

Éste dinero es una de las cosas que también hay que cobrar cuando te vuelves a España junto con el dinero de la AFP, pero ésto será tema de otro post.

 

Anuncios

2 pensamientos en “La Cesantía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s