Las AFP

En Chile, cuando una persona tiene un contrato de trabajo, cotiza cierto porcentaje de su sueldo a una AFP (Administradora de Fondos de Pensiones). Es una especie de hucha que “hace cosas” con nuestro dinero y se supone que cuando te jubilas te asigna una pensión en función de lo ahorrado y de los beneficios generados por medio de inversiones que realiza todos estos años con el mismo. Hay varias AFPs, pero los extranjeros y los chilenos que recién comienzan a trabajar, estamos obligados a estar afiliados durante al menos dos años, en la AFP que gana un concurso público. Cuando yo llegué era la AFP Modelo, ahora desconozco cuál es la que toca.

El problema es que la mayoría de los extranjeros que estamos en Chile no tenemos planeado quedarnos aquí para siempre, y esperar a la jubilación para recibir este dinero… no es muy atrayente. Por suerte, existe una ley en Chile que nos permite retirar estos fondos de manera totalmente legal, teniendo además las opciones o bien de recibir el dinero en efectivo o dejarlo aquí y traspasar a nuestro sistema previsional (la Seguridad Social en el caso de los españoles) el tiempo trabajado de forma que se contabilicen los años trabajados en Chile en nuestro país de origen (y el dia de mañana cuando te jubiles, recuperarías el dinero). Ojo, si retiras el dinero cuando te vas de Chile, pierdes los años trabajados.

Hoy voy a explicar el proceso para solicitar la retirada en efectivo.

En las webs de las AFPs explican la documentación necesaria para la retirada:

  • Contratos de trabajo de las empresas en que hemos trabajado.
  • Certificado de afiliación al sistema previsional de nuestro país.
  • Copia del título profesional debidamente legalizado.

¿Parece poco? Vamos con los matices…

Contratos de trabajo

En primer lugar, si hemos trabajado en varias empresas, debemos entregar los contratos de todas las empresas, o no nos devolverán lo cotizado en la empresa de la cual no aportemos documentación. El contrato de trabajo debe incluir en sus cláusulas o en un anexo la voluntad de retirar los fondos expresado de cierta manera. Como la mayoría no sabemos esto cuando firmamos nuestro primer contrato, o las empresas nos dan contrato estándar, lo habitual es hacer el anexo a posteriori. Una empresa grande tendrá un modelo de dicho anexo, y, en teoría, deberían acceder a firmarlo porque no les causa perjuicio alguno. El anexo se puede hacer incluso el último día que trabajéis en la empresa, lo importante es que haya sido firmado dentro del periodo en el que se cotizó con ella.

Y cómo es ese anexo?, bueno aquí va un ejemplo que encontré por internet: Anexo retirada de fondos AFP. Lógicamente hay que sustituir las partes entre paréntesis por la información indicada (nombres, fechas, etc…). Lo importante es que diga que os acogéis a la ley 18156 y que poseéis en vuestro país de origen, un sistema previsional de jubilación.

Ojo!! El(los) contrato(s) debe estar legalizado ante notario, incluido el anexo. Una empresa grande suele tener su firma registrada en un notario, por lo que con ir nosotros servirá (y el notario reconocerá la firma de la empresa); pero si es más pequeña, tocará ir con un representante de la misma. Esto es importante, intentad no acabar mal con una empresa si luego les vais a pedir el favor, porque no sé hasta qué punto se pueden negar a hacer esto. Sea como sea, sabiendo todo esto, lo mejor es tener el contrato con anexo y legalizado lo antes posible, si preguntan por qué, se puede decir que por papeles para el visado o porque lo pide el banco.

Certificado de afiliación al sistema previsional (incluye la vida laboral)

Para este documento solo puedo explicar el proceso para un español, es decir, conseguir el certificado de afiliación a la Seguridad Social con la vida laboral. Es importante que la fecha de afiliación sea anterior a la de inicio de actividades en Chile, pero lo normal es que en el 95% de los casos esto sea así por lo que no habrá problemas. La AFP exige además que el certificado indique que nuestro sistema nos cubre en los casos de enfermedad, invalidez, vejez y muerte. Esto es así siempre, pero como es implícito, en España no lo pone en el certificado estándar que se puede obtener por internet.

Por suerte, en Chile hay una oficina de la Seguridad Social de España, y ellos saben todo esto, por lo que si se realiza la solicitud a través de ellos, el documento estará correcto. La oficina está en C/ Las Torcazas 103, Of. 101, Las Condes. Desde el metro Alcántara se llega en cinco minutos. Las personas que allí atienden son muy simpáticas y dispuestas, por lo que podéis preguntarles lo que queráis. La solicitud se hace en persona por escrito y te notifican por correo electrónico cuándo está el documento, normalmente en dos o tres días. Ojo que piden el DNI español o el pasaporte para realizar la solicitud.

Pero no hemos terminado. Para que este documento sea válido, debe estar correctamente legalizado, y… es un documento extranjero. Hay que legalizarlo (en este orden) en el Consulado de España en Chile y en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Lo voy a explicar:

  1. Consulado de España en Chile: Avda. Nueva Providencia 2353, Piso 9º, Providencia. Entre calles Suecia y Los Leones, metro Los Leones. Abre de Lunes a Viernes de 9:00 a 13:00. Lo mejor es ir pronto, coger número y en media hora lo tenéis. Se hace en el acto y cuesta unos 5.000 pesos.
  2. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile: C/ Agustinas 1320, Metro Moneda, Santiago Centro. Horario de 9:00 a 14:00. A veces también hay bastante cola, por lo que recomiendo llegar lo antes posible. El trámite también es en el acto y en este caso es gratuito.

Copia del título profesional debidamente legalizado

¿Recordáis una de mis primeras entradas de legalización de títulos?, bueno pues éste apartado ya lo deberíais de tener listo. Resumiendo rápido, el título deberá tener los sellos del Ministerio de Educación en España, Ministerio de Asuntos Exteriores de España, Consulado de Chile en España y Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

Nota: En vez de entregar los originales, una vez que todo tenga sus correspondientes sellos, recomiendo hacer copias ante notario de todos los documentos solicitados ya que tienen la misma validez.

Y ya está. No era tanto, ¿verdad? Ahora queda ir a una de las oficinas de la AFP a la que pertenezcáis. No olvidéis la cédula de identidad. Ahí revisarán todos los documentos y tramitarán la solicitud si está todo en orden. Y si todo va bien, en 15 días hábiles aproximadamente os notificarán para ir a esa misma oficina a recoger un cheque con los fondos (de los cuales se deduce una tasa del 15% aprox).

Ya que estamos retirando fondos, para llevarnos todo lo cotizado, os recuerdo que no os olvidéis del dinero que tenéis en la AFC (ver post sobre la cesantía). Es un dinero que os pertenece y para retirarlo tenéis que haber estado trabajando 6 meses o un año (dependiendo si el contrato es de plazo fijo o indefinido) y necesitáis presentar la carta de renuncia o la liquidación, rellenar unos formularios que os dan y en unos 15 dias os entregan el cheque.

Claro, pero ya me tengo que quedar 15 dias mínimo para cobrarlo todo… En caso de que no podáis quedaros este tiempo, tanto en la AFP, como en la AFC tienen unos modelos de poderes que podréis dejar a alguna persona de confianza para que os haga los trámites correspondientes y retirar el dinero en vuestro nombre.

Eso es todo.

50.000

Qué alegría me he llevado hoy al entrar y ver que ésta pequeña ventana ya ha llegado a los 50000 curiosos!. Han sido tres años de publicaciones intermitentes, a veces más continuadas y otras más espaciadas, y aunque no es un gran número de visitas para el tiempo que tiene el blog, la verdad que la aventura comenzó como una forma de escribir un pequeño diario para que mis familiares y amigos del otro lado del mundo estuviesen tranquilos. Nunca tuve como objetivo ser uno de los blogs más visitados o llegar a un número determionado de visitas al año, pero bueno; hace ilusión. Durante éste tiempo, me han llegado consultas de gente que se quería emigrar a Chile para buscarse un futuro, viajeros que se vinieron de turismo, estudiantes y profesores que están realizando algún tipo de estudio sobre la emigración actual…

Quiero dar las gracias a todos estos curiosos que se han pasado por aquí durante éste tiempo, a los que han perdido un ratito de su tiempo en leer mis aventuras y mis parrafadas y a todos aquellos que me han enviado algún tipo de comentario. Aunque ahora estoy más liado por temas de trabajo y porque los enanos cada dia reclaman más atención (sobre todo el pequeñajo que ya se lanzó a caminar), prometo seguir contando mis anécdotas y aventuras por si le sirven de ayuda a alguien.

Muchas gracias por vuestro apoyo.

Viaje en el Tren del Recuerdo

Aprovechando las vacaciones escolares de invierno (2 semanas en Julio equivalentes a las vacaciones de navidad de España), decidimos hacer un viaje en tren hasta la ciudad de San Antonio. Pero no era un viaje común y corriente, la gracia es que se hace en un tren con vagones antiguos restaurados llamado “El tren del Recuerdo”, Hay que comprar los billetes con antelación, pues éste tren sólo sale una o dos veces al mes y va lleno.2014-07-26 08.26.38 El viaje nos sirvió para hacer algo 2014-07-26 10.11.35entretenido y diferente en familia y para que los peque y mi mujer (aunque ella diga que no) viajasen en tren por primera vez.  Y es que parece mentira que en un país como éste, el tren sea un medio de transporte olvidado y apenas haya vias en funcionamiento.

El tren sale a las 8:30 de la Estación Central con puntualidad británica. Nosotros viajamos en uno de los coches que llaman de primera

Los vagones de 1° clase

Los vagones de 1° clase

clase, con asientos enfrentados para así ir los 4 juntos y con pequeñas ventanas de madera para poder ir viendo el paisaje. Hay también un vagón que tiene unos sofás con grandes ventanales, el vagón restaurante con sillas y mesas y por detrás hay dos vagones más modernos.2014-07-26 10.40.20  Nada más arrancar, comenzaron a repartirnos el desayuno consistente en un alfajor, un sandwich de esos envasados, un jugo y un café o té. Durante las tres horas que dura el viaje, te puedes pasear por los distintos vagones del tren para así conocerlos o quedarte sentado admirando el bonito paisaje pre cordillerano a través de las ventanas. Además van pasando vendedores de recuerdos, los camareros del vagón restaurante ofreciendo empanadas, el carrito de las golosinas y hasta una pequeña bandita que nos animó el viaje durante un rato.

Al llegar a San Antonio, te dejan frente a la (consumismo puro) y te dan unas cinco horas para que visites el pueblo. Nosotros nos dimos un paseito por el paseo de la caleta para estirar las piernas, visitamos el mercado de pescado, nos subimos a un bote que te da una vuelta por el puerto, estuvimos observando a los pelícanos y a los lobos marinos y de ahí ya nos fuimos a almorzar. Por recomendación de un amigo, nos dejamos caer en el restaurante Logroño, frente al puerto; donde comimos unos exquisitos platos de pescado acompañados de un vinito de la zona.

Que viene el tren!!

Que viene el tren!!

A las 5 nos fuimos al “apeadero” para subirnos al tren. Nos dieron una once consistente en un sandwich, un jugo y un café o té y como los niños estaban cansados, aprovechamos para echar nosotros un pigazín. Llegamos a 2014-07-26 17.18.18Santiago a eso de las 8 y media de la noche, muy cansados pero felices por la excursión en familia y por el bonito recuerdo que les quedará a los peques.

La Cesantía

Con éste peculiar nombre se conoce en Chile al paro, así que si alguien te dice que es cesante, quiere decir que está sin trabajo o sin pega. Hasta ahora no había escrito nada sobre éste tema, pero como en Enero me dieron un regalito de navidad en forma de carta de despido, he decidido contar mi experiencia porque para ésto también hay que hacer un máster.

Hablando en plata, quedarse cesante en Chile es una putada (con perdón), ya que aquí no hay ayudas estatales mientras estás parado. Aquí dependes de tus ahorros, del finiquito y como no; de lo que hayas cotizado en tu seguro de cesantía o AFC (Administradora de fondos de cesantía).

Me he quedado cesante. ¿Qué hago ahora?  Lo primero de todo, firmar el finiquito y cobrarlo. A diferencia de España, aquí el empleador tiene hasta diez dias hábiles para entregártelo desde tu fecha de despido (si tardan más la inspección los multa y hasta el despido puede ser no válido). El finiquito tiene que ser entregado y firmado ante notario y además deberían de entregarte tu historial de cotizaciones al dia.  Con tu finiquito en la mano, tienes que dirigirte a la oficina de la AFC que más te acomode para así entregarlo y poder cobrar tu seguro. En función de tu sueldo, tu empleador va aportando un % a tu fondo, y cuando lo vas a cobrar; la AFC te lo fracciona en mensualidades. La cantidad que te entregan es inferior al sueldo que tenias, por lo que esto es una ayuda para que puedas sobrevivir. Si mientras estás cobrando, encuentras trabajo nuevamente; dejas de percibir el dinero y lo que no hayas alcanzado a cobrar queda acumulado para la próxima vez que estés cesante.

Éste seguro, también se puede cobrar si renuncias al trabajo. En éste caso deberás de presentar tu carta de renuncia firmada ante notario (cómo no, menudo chollo tienen aqui montao). Ojo si tu contrato es indefinido, debes de cotizar por lo menos un año para poder cobrar el seguro, y si el contrato es de plazo fijo te exigen seis meses.

Ahora, ya con el dinero del finiquito y lo que te vayan a pagar del seguro; echa tu cuentas y apáñatelas como buenamente puedas. Como ya estás fuera del sistema, a la AFP ya no cotizas pero la ISAPRE la tienes que pagar y ahora te van a sangrar porque la parte que pagaba tu empleador la tienes que pagar de tu bolsillo así que mi consejo es que vayas a hablar con ellos y pactes un nuevo plan.

En mi caso me agobié bastante estos 5 meses que estuve sin trabajo, porque mi mujer igualmente se quedó en paro; y con don niños en casa hay demasiados gastos. Pero por otro lado nos sirvió para poner en marcha nuestra pequeña empresita de distribución de productos del sur a tu casa “El sur en tu casa”.

Éste dinero es una de las cosas que también hay que cobrar cuando te vuelves a España junto con el dinero de la AFP, pero ésto será tema de otro post.

 

No es Oro todo lo que reluce…

Por lo general me gusta escribir los post yo mismo y para asì dar mi peculiar punto de vista, pero el otro dìa llegò a mis manos un artìculo que me pareciò muy bueno y refleja a la perfecciòn còmo es la sociedad chilena vista desde afuera. El motivo de hacer un copia y pega, es porque està viniendo mucha gente engañada, pensando que esto es el pais de piruleta donde el dinero crece en los àrboles y te estàn esperando en la aduana del aeropuerto con un contrato de 5000 euros mensuales, las llaves de un chalet, una limusina, una casa en la playa y un pequeño yate. Es un poco largo, pero merece la pena leerlo.

“Llegué en La Serena, Chile, directamente desde París, Francia, al principio del 2010, justo el día de la elección de Sebastián Piñera como Presidente de la República. Llegué por casualidad, atraído por una oportunidad profesional y por la aventura de vivir al otro lado del mundo, y me he quedado, por fascinación, intereses profesionales, y por los caprichos del destino. Desde ese momento, de manera llamativa, muchas veces me ha tocado, como a muchos extranjeros, contestar a la pregunta:“¿Te gusta Chile?”. Al principio, obviamente me encantaba: todo era descubrimiento, yo aprendía otro lenguaje, vivía en uno de los países con los paisajes más estupendos del mundo, entre el Océano Pacífico y la Cordillera de los Andes. Sin embargo, a lo largo de los años, dicha pregunta, repitiéndose, empezó a generar una incomodidad creciente. Una opinión negativa estaba surgiendo en mí.  Lo que sigue no es un estudio. Es el testimonio no exhaustivo, sin filtro y crítico, resultando de más de cuatro años de vivir, viajar, experimentar, analizar en los espacios y la sociedad chilenos. Es la mirada de alguien con una cultura y una experiencia previa,exterior, quien ha ido un poco más allá que disfrutar de su situación cómoda de expatriado. Por eso, lo espero, esta opinión merece ser difundida.

Entonces, ¿me gusta Chile? Sinceramente, la mejor respuesta que puedo dar es la siguiente: este país, que se enorgullece de su situación económica ejemplar en América del Sur, de su crecimiento“a full”, como dicen (6 y algo %), del dinamismo de sus industrias extractivas y exportadoras, de“toda la plata que hay”, pero donde el 1% con los mayores ingresos concentra más del 30% de los ingresos totales del país y el 0.01% con los mayores ingresos más del 10%, haciendo de Chile uno de los países más desiguales del mundo, este país me da pena.

Este país es una estafa. Yo no hablo del “otro Chile”, de estos uno por ciento más ricos, viviendo en los “barrios altos”, yo hablo de la gran mayoría del país. El costo de la vida en Chile es alto, cerca de, si no superior (especialmente en los dominios de la educación y de la salud) a lo que puede ser en países desarrollados de Europa. Pero Chile no es un país desarrollado; es solamente un paíseconómicamente crecido, donde el poder de comprar y la calidad de vida de la mayoría están desfasados relativamente a los precios. La gente vive en un estrés y una inseguridad financieros permanentes, en la cortapisa del endeudamiento –qué maravillosa invención que estás tarjetas tipo Cencosud para controlar a una población criada en la incitación al consumo–. En los supermercados, el chileno camina lentamente, como obligado, abovedado y echado encima de su carro –¿cómo no ver en esta imagen el símbolo de una forma de represión?– antes de llegar a la caja para pagar sus compras en cuotas. Es solamente un ejemplo, entre otros.

La estafa culmina en todo lo que compone el entorno “público” de la sociedad y el marco de vida de los espacios poblados: educación, salud, transportes, viviendas, ambientes urbanos. La educación, en particular la educación superior, cuyos precios y mercadización, incluso en las universidades tradicionales, son aberrantes, es el primer pilar habiendo empezado a temblar, gracias a una nueva generación aspirando realmente al cambio. Esperemos que los años que siguen lleven a la reforma necesaria que permitirá sacar a estos jóvenes de la tremenda trampa en la cual están metidos (en serio: ¿deber pagar sus estudios hasta su vejez?). Pero aún faltará mucho para reformar. La salud, especialmente en los “supermercados de la medicina” que son los Integramédica, Megasalud, y otras clínicas, es carísima (el récord perteneciendo a la esfera odontológica), y expeditiva y superficial. Como en la educación, es el lucro que domina. La atención médica es cara, los medicamentos también, y el todo es mal reembolsado. Todo el mundo lo dice: en Chile mejor vale tener mucha plata antes de enfermarse, pues la posibilidad de tener un buen seguro depende del nivel de ingreso; ¿cada uno con sus problemas, cierto? He visto personas humildes enfermas de cáncer recurrir a la caridad en sus círculos de amigos y colegas. He visto gente renunciar a ir al médico o a curas necesarias por carencia de sus planes de salud y falta de recursos personales. He experimentado en vivo lo que son las Isapres. Piden e intercambian informaciones que deberían pertenecer al secreto médico para poder rechazar las personas que aparecen demasiado enfermas y entonces costosas. Tienen catálogos de planes de una complejidad increíble, dejando el aspirante afiliado en un estado de confusión que le impide prácticamente hacer su propia elección. Tienen reglas y sistemas de topes para salvarse de varios reembolsos, en particular lo que se relaciona con lo psicológico. Intentan sistemáticamente rechazar las licencias médicas. Tienen convenios con –o más probablemente pertenecen al mismo consorcio que– institutos, laboratorios, cadenas de farmacias, afuera de los cuales los reembolsos bajan a un nivel simbólico, lo que quita al paciente (mejor dicho: el cliente) la libre elección del lugar a dónde ir a curarse o a comprar sus medicamentos. Aquí está el colmo de la estafa. Este sistema supuestamente totalmente liberal está regido por ligas dignas de la Edad Media, que van en contra de los principios mismos del liberalismo –lo que, en el caso del Plan AUGE, se realiza además con la participación del Estado–.Bis repetita –todo el mundo lo dice: en Chile mejor vale tener mucha plata antes de enfermarse–. ¿Pero qué importa?, pues el gran show de la Teletón, mesa delirante celebrando el vals de las grandes marcas condescendientes y benefactoras y de la sacrosanta caridad (pobre y vano parche curita), vendrá a lavar las consciencias al fin del año.

Los ambientes urbanos en su conjunto son bastante lamentables para un país tan avanzado económicamente y donde los precios inmobiliarios son tan altos. Falta de planificación, especulación territorial salvaje y galopante, ausencia de búsqueda estética y de adornos ambientales (hasta llegar a la pura fealdad), segregación, marginalización, en relación con una exageración de la inseguridad apuntando a hacer reinar las barreras y el mercado de la seguridad (¡viva ADT!), mediocridad de los espacios públicos o de los nodos de encuentro social, obsolescencia e ineficacia de los transportes públicos, están entre las principales características del hecho urbano y de su desarrollo reciente. En territorios de expansión urbana, se multiplican los paneles describiendo universos maravillosos donde luego saldrán de tierra a toda velocidad casas de cartón ordinarias apretadas al máximo del posible y replicadas al idéntico sobre hectáreas, bien rentables para los promotores, en un ambiente de hormigón nudo, de rejas, e incluso de alambres de púas. A la mala calidad de los transportes públicos se añade una nítida segregación social de la locomoción, esquemáticamente los pobres en micros, la clase media en colectivos, los más ricos en auto personal. Los planes de circulación llaman por un mejoramiento (el teatro clásico de la congestión veranera de La Serena, armada de unas calles de pueblo para recibir a miles de turistas). Los servicios municipales de limpieza son indigentes, dejando las calles y plazas en la suciedad. ¿Y qué decir, para tomar un ejemplo reciente, de la influencia de la falta de planificación, mantención, equipamientos, acceso al agua en la propagación del incendio de Valparaíso? ¿Qué tal de la gravedad de ese evento si los poderes públicos hubiesen pensado, mucho antes, en diseñar y mejorar para prevenir? Mientras, la municipalidad sigue concentrando sus esfuerzos de renovación en el Cerro Concepción, el sector en mejor estado de la ciudad, y el Estado deja a los voluntarios ocuparse de los sectores devastados en lugar de mandar masivamente al ejército. Sin comentario.

Por otra parte, los espacios de encuentro y mezcla social entristecen. En Chile, el desarrollo de laurbis se ha principalmente traducido a través de la instalación sistemática de malls y de casinos Enjoy, acabamiento de la ordinariez y de la mediocridad urbana, apuntando a aseptizar y normalizar los comportamientos según las normas estadounidenses, y favoreciendo el consumo adictivo, la mala alimentación, y la codicia. ¿Parques atractivos, centros culturales, teatros, mediatecas municipales mantenidas, diversificadas y accesibles para todos, cines promoviendo las producciones latinoamericanas (y no las tonterías estadounidenses seleccionadas por los Cinemarks)…? Salvo en Santiago centro, y en ciudades con un perfil particular como Valparaíso, estamos frente a una carencia tremenda. La ciudad chilena merecería una atención distinta –pero ésta no cuadraría con el modelo–.

En efecto, ahora sé bien (o ya sabía, en parte) el por qué de toda esta situación: el régimen militar, los Chicago Boys, la retirada del rol del Estado de los dominios socioeconómicos, la despolitización de la sociedad, la instalación de un modelo ultraliberal, la creación de un imperio de consorcios dominando el mundo económico, y la prolongación de este esquema al salir de la dictadura, sin ninguna puesta en cuestión del modelo instalado. Chile sigue siendo en sus bases el país diseñado durante sus años de dictadura, un país hecho para un puñado de adinerados. Y un país donde todavía, y en cualquier clase social, se puede escuchar esta frase clásica: “No estoy en favor de la dictadura pero hay que reconocer que Pinochet salvó el país de la cagá dejada por Allende y restableció el orden”. ¿Dónde están la historia, la memoria colectiva? ¿Nunca han escuchado hablar de cómo Estados Unidos y la CIA orquestaron todo, con el apoyo de la prensa (digno El Mercurio), gatillando la crisis económica, apoyando al Ejército chileno en derrotar al gobierno de Allende? ¿Nunca han escuchado de Milton Friedman y de cómo él decidió de utilizar Chile como el primer (insisto: el primer) laboratorio donde experimentar macabramente sus teorías económicas? Obviamente que no han escuchado de eso. Pues han sido mantenidos en la ignorancia y el miedo gracias al embrutecimiento eficaz generado por las herramientas de la “dictadura silenciosa”: medios frecuentemente cercanos de la nulidad, difundiendo estupideces de farándula, noticias huecas a base de sucesos (la trilogía sangre, semen y lágrimas), y paginas de “vida social” (patética y emblemática ventana del arribismo chileno); toneladas de azúcar y grasas en la comida chatarra; llamada permanente al consumo tecnológico y adictivo; dosis desmesuradas de fútbol, éste relevando o tomando el lugar de la religión; débil accesibilidad a los medios de saber, en particular a los libros vendidos a precios prohibitivos (una vez más, en serio, ¿cómo puede haber sido mantenido el impuesto sobre los libros inventado por Pinochet?); explotación, por parte de los medios, de los grandes del mercado, y de los políticos, de cada catástrofe natural o industrial con el fin de generar temporalmente un sentimiento de unidad nacional, antes de la vuelta a lo normal, al individualismo y a la desconfianza para su prójimo; o aún, obviamente, olas alcohólicas de patriotismo ciego y amnésico durante los meses de septiembre.

Pero tal vez, en el futuro, la historia tendrá un rol más importante y profundo en la educación y la sociedad, para restituir plenamente la memoria colectiva. Y tal vez, como lo dice la activista Naomi Klein, es, o sería pronto, tiempo para la gente (y no solamente los jóvenes) de “salir y de obligar”el poder a hacer los cambios que harían de Chile un país más justo, más equilibrado, y más lindo.”

Aquì està el artìculo original

El museo de Historia Natural de Concepción

Aprovechando una visita a Concepciòn, decidì hacer un poco de turismo cultural y me fui a ver el Museo de Historia Natural de Concepciòn. Me llevè una grata sorpresa,

Entrada al museo

Entrada al museo

ya que a pesar de ser un museo pequeñito (apenas 6 salas), es muy completo y la entrada es realmente barata (600 pesos, menos de un euro!!) teniendo en cuenta lo caro que es aquì todo lo que tiene que ver con el tema cultural.

Tiene una primera sala dedicada a la cultura diaguita (una cultura extinta del valle del elqui), luego viene una sala un poco batiburrillo sobre los naturalistas y su aporte.

Telar mapuche

Telar mapuche

A continuaciòn està la sala sobre el origen de la vida en la tierra. La siguiente es una gran sala sobre la flora, fauna y los ecosistemas del borde costero, el rio Bio-Bio y la zona sur de Chile. Tambièn toca muchos aspectos sobre la cultura Mapuche (forma de vida, vestimenta, creencias…) muy importante y arraigada en èsta zona. No voy a entrar a valorar el actual conflicto mapuche.

Despuès, no podìa faltar la correspondiente sala dedicada a la Cartel minerosminerìa (motor y medio de vida de gran parte de la gente de èste paìs). Pero como curiosidad, en èste caso no està dedicada al cobre sino al carbòn ya que fue muy importante en la zona costera, sobre todo en las comunas de Lota y Coronel.

Por ùltimo està una sala resùmen final. Es una sala donde puedes ver y tocar distintos minerales, animales disecados y plantas. La visita al museo es ràpida, se hace en apenas unas 2 horas, o dos horas y media.

2014-03-26 12.16.00Para complementar la visita al museo, 2014-03-26 12.16.28hay que darse una vuelta por la plaza juràsica del exterior. Es un pequeño parque con atracciones para niños en el que colocaron algunas rèplicas de dinosaurios. Ademàs hay unas zonas con fòsiles e icnitas semi enterrados para que los peques jueguen a ser paleontòlogos. La verdad que me pareciò bastante curioso aunque algunos de los dinosaurios son un poco aterradores. 2014-03-26 12.01.55

2014-03-26 11.59.50-1

 

Arde Valparaíso

Ayer nos acostamos con la noticia de que habìa un fuego descontrolado en varios cerros de la ciudad costera de Valparaíso. Esta mañana, todos los medios gràficos dan cuenta del devastador incendio que se ha llevado por delante màs de 500 casas. Las imàgenes son brutales, gente que ha perdido lo poco que tenìan, restos de casas humeantes, albergues llenos, colegios y polideportivos habilitados como albergues… Incluso ahora mismo, a las 16:00h, el incendio aùn no ha sido controlado.

Hasta los periòdicos españoles dan cuenta del desastre (ABC, El Paìs… hasta La nueva España!)

Hoy, os voy a pedir que ayudemos como mejor podamos. Los que estamos en Chile podemos acercarnos a cualquiera de los puntos de recogida de Alimentos, ropa, enseres para la casa, ùtiles de aseo, juguetes….  Ésta gente ha perdido lo poco que tenìan por lo que necesitan de todo.  Mi amigo Fernando ha hecho un muy buen resúmen en su blog de los lugares en los que podemos aportar nuestro granito de arena y con su permiso, copio y pego.

En Valparaiso y Viña:

– los que quieran ser voluntarios, hasta las oficinas del Injuv Valparaíso, ubicadas en Errázurz 1236, Local 13 (Altura Bellavista).

Viña del Mar: Unión Comunal Jóvenes, Avenida Valparaíso 926 3er Piso altura calle Quillota.

Viña del Mar: La Federación de la Universidad Andrés Bello estará desde las 10.00 recibiendo ayuda en calle Quillota 980.

Viña del Mar: Aiep (Álvarez 860) recibirá ayuda con voluntarios y la Dirección de Asuntos Estudiantiles.

Viña del Mar: Club Los Leones (calle Montaña 853 oficina 504 y 506 al lado de la Quinta Vergara) a contar de las 12:00.

Valparaíso: Parroquia San Juan Bosco, av. Argentina.

Valparaíso: Colegio María Auxiliadora de Playa Ancha recibirá desde las 15:00 ropa, alimentos y útiles de aseo para sus alumnas afectadas.

Valparaíso: Desde las 11:00 la Escuela de Medicina de la Universidad Valparaíso estará recibiendo muebles, pañales, ropa, comida para humanos y animales).

En Santiago:

Lugares a los que llevar, ropa, mantas, comida no perecedera, y otras cosas que escasean como pañales, toallitas, papel higiénico, etc… hemos pasado un gran terremoto, ya sabemos que hace falta para estos casos.

Santiago: Vicuña Mackenna 31, Metro Baquedano, durante todo el día domingo.

Santiago: Independencia 339. Metro Cal y Canto.

Santiago: Antonio Varas #454 Providencia.

Concón: Parroquia de Concón desde las 13.00.

Villa Alemana: Club los Leones (Av. Valparaíso, paradero 7) desde las 15.00

Quillota: Hoy de 11:00 a 15:00 en la Junta de Vecinos Poblacion El Bosque.

Punta Arenas: Zona Franca de Punta Arenas desde las 12:00. El traslado desde el sur será gentileza de Trans Kusic.

También Cruz Roja, recoge en todos sus centros todo lo que podamos aportar. Pensar que han perdido TODO, muebles, recuerdos, ropa, todo.

Para los amigos internacionales que quieren ayudar. Aun no hay nada preparado, en cuestión de cuentas de banco y demás. Supongo que Cruz Roja abrirá una cuestación, pero lo desconozco. Si me entero os iré informando.

Nunca os pido nada, hoy si. Ayudemos a esta gente, mas de 10.000 evacuados, a esta hora 16 fallecidos confirmados, màs de 500 casas arrasadas……

Ayudemos, en paliar los efectos del peor incendio de la historia de Valparaiso.

Luego buscaremos culpables si procede, y nos lamentaremos de incongruencias como que se cobre el peaje a los bomberos VOLUNTARIOS (porque en èste paìs los bomberos no cobran un duro y ellos se costean su material) que iban de Santiago a prestar ayuda en Valpo, eso es secundario. Ahora todos para adelante sin dudas y con firmeza.